¿Cómo aumentar tu protección personal durante el invierno?

El invierno se avecina y con él la temida temporada de gripe. Es hora de reconsiderar algunas rutinas diarias para asegurar nuestra protección personal. Al igual que el sexo seguro y la protección solar, la pandemia actual ha introducido nuevas rutinas diarias para protegernos de riesgos peligrosos para la salud. La mascarilla y el distanciamiento social como parte de nuestras rutinas diarias, pueden marcar la diferencia entre la salud continua o un contagio que puede llegar a ser letal.

El Distanciamiento Social 

Ya sabemos que los virus que se contraen por el aire se transmiten principalmente por partículas que pueden viajar hasta 2 metros al toser o estornudar.

El distanciamiento social no siempre es posible, especialmente cuando se frecuentan espacios con aglomeraciones de personas en espacios cerrados, como puede ser en un ascensor, en el transporte público o incluso se en la cola del supermercado. Hay tantas variables desconocidas a lo largo del día que nos hacen vulnerables, por eso es  importante mantenernos alerta. 

La importancia del Higiene Personal

La higiene personal siempre es importante y durante estos tiempos, puede llegar a salvar vidas. Asegúrete de lavarte las manos con la mayor frecuencia posible y usa desinfectante de manos a base de alcohol, especialmente después de estar expuesto a personas en espacios públicos. También es importante limpiar y desinfectar con frecuencia las superficies tocadas todos los días, como mesas, pomos de puertas, interruptores de luz, manijas, escritorios, computadoras, teléfonos, teclados, lavabos, inodoros, grifos y encimeras.

El Vacío en Nuestra Protección Personal

Incluso con todas las medidas de precaución y la interrupción de nuestras rutinas diarias, somos testigos de un aumento constante de las cifras de contagio.

Hay varias razones para que pueden explicar esta situación. En primer lugar, la mayoría de las máscarillas no brindan una protección absoluta y su rendimiento se ve más afectado por la forma en que se usan y la frecuencia con que se usan. En segundo lugar, no todo el mundo lleva máscarilla, un hecho triste que pone en peligro a todo el mundo y dificulta el aplanamiento de la curva.

Las máscarillas que se acaban de sacar del paquete y se colocan correctamente sobre la boca y la nariz, aún brindan hasta un 60% de protección. Pero muchas personas son negligentes al reemplazar su máscarilla a diario y, en lugar de estar protegidas, terminan aplicándose una superficie con una acumulación de bacterias en la cara.

La paradoja de la pandemia

Los seres humanos son resistentes y adaptables. Lo hemos demostrado durante este año, encontrando continuamente nuevas formas de enfrentarnos a la pandemia. Pero hay algo peculiar en el comportamiento humano frente a la pandemia actual. Por un lado, vemos el número de muertes en constante aumento, los informes de hospitales saturados, las restricciones en el movimiento personal ... y sin embargo, también vemos una diminución en la voluntad colectiva en observar el mismo nivel de vigilancia que se aplicaba al principio de la pandemia. Esta es una paradoja peligrosa, ya que muchos sienten que las autoridades han exagerado enormemente los riesgos, y por lo tanto adoptan unos comportamientos imprudentes. Pero estamos de acuerdo de que mientras el mundo sigue esperando una vacuna, definitivamente no es el momento de bajar la guardia.

Un enfoque holístico de la protección

Este estado paradójico del ser, donde por un lado entendemos los peligros que corremos, pero por otro lado hemos bajado la guardia colectivamente, requiere una nueva forma más holística de entender nuestra protección personal. Tenemos que empezar a pensar en la protección en términos de capas.

Por un lado, debemos seguir practicando el distanciamiento social y la vigilancia general. Necesitamos seguir incorporando el uso de la mascarillas en espacios públicos. Pero también debemos asegurarnos de comer adecuadamente y hacer ejercicio, dos cosas que afectan en gran medida nuestro sistema inmunológico y nuestro bienestar general y refuerzan nuestras defensas naturales contra los virus transmitidos por el aire.

Por último existe una medida adicional que conecta todos estos puntos y nos brinda una capa de protección complementaria. 

Tu nueva rutina diaria

Taffix es un aerosol nasal científicamente probado que fue desarrollado por la compañía farmacéutica israelí Nasus Pharma después de 3 años de investigación y desarrollo. El aerosol proporciona hasta 5 horas de protección con cada uso y funciona reduciendo el pH de la cavidad nasal de 6,5 (donde los virus prosperan) a 3.5, donde los virus están bloqueados.

El aerosol nasal se lanzó en Israel, donde actualmente está disponible en la mayoría de las farmacias de todo el mundo y actualmente está disponible para su compra en su sitio.

La médica Barbara Mann cuenta que como profesora asociada de medicina especializada en enfermedades infecciosas y salud internacional en la Universidad de Virginia, "se demostró que Taffix reduce eficazmente la cantidad de virus vivos en el laboratorio".

¿Cómo Utilizar Taffix?

Es recomendable utilizar Taffix unos minutos antes de acceder a espacios públicos, como el trabajo, el transporte público, escuelas, bares, restaurantes y cualquier otro lugar donde pueda entrar en contacto con otras personas. Se puede utilizar hasta 3 veces al día. Cada paquete personal tiene una validez de aproximadamente un mes de uso. Se recomienda abastecerse de Taffix para garantizar su uso diario. Siguiendo estas rutinas diarias, podrás disfrutar del invierno, evitando de vivir  tu día a día con una preocupación constante.